descarga (2)-¿Qué es el Amor?- preguntó el discípulo.

-El AMOR es la ausencia total de MIEDO-dijo el maestro.

300x250 contactos

-Y, ¿qué es a lo que tenemos miedo?-volvió a preguntar el discípulo.

-Al Amor-respondió el maestro.

Anthony de Mello.

Se habla mucho de amor, pero, sin embargo, se ha estudiado hace poco.

El miedo es una emoción de supervivencia adaptativa, que en su parte positiva indica precaución. Responde a la pregunta: ¿esto es más grande que yo? Cuando pensamos que algo es más grande que nosotros o que no tenemos recursos suficientes para afrontarlo, sentimos miedo.

Una fobia es un temor intenso hace algo por lo que racionalmente,  no deberíamos sentir tanto temor. Sentir miedo puede ser adaptativo, pero la fobia es una distorsión de esta emoción.

¿Es posible sentir fobia a enamorarnos? Es posible. Según los expertos,  la sensación de estar enamorado, es similar a padecer los síntomas de un TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo). Nos obsesionamos con la persona amada. El Área de Recompensa del cerebro se activa (la misma que se activa cuando ganamos mucho dinero, al tomar drogas, o tenemos relaciones sexuales)  y aumentan los niveles de dopamina, Oxitocina, Adrenalina y Serotonina. Cuando estamos enamorados, estamos adictos a la persona amada.

Todo esto supone una serie de cambios a nivel cerebral (hasta doce áreas están implicadas en el cerebro cuando nos enamoramos). Se producen una serie de reacciones físicas: sudores fríos, irregularidades en el ritmo cardiaco, problemas gastrointestinales, y el deseo de evitar o abandonar cuanto antes el encuentro con la persona amada).

Aunque existen discrepancias sobre los factores que predisponen a padecer filofobia, actualmente se barajan dos: haber tenido una ruptura dolorosa con anteriores parejas (un divorcio, o alguna situación traumática). O el hecho de vivir con un miedo intenso al rechazo.

Paradójicamente, tener miedo a enamorarse no implica permanecer siempre soltero. Muchas personas que lo padecen, se embarcan en grandes gestas amorosas como por ejemplo: la búsqueda de relaciones inalcanzables (personas que por circunstancias van a estar momentáneamente en la vida de la persona, están de paso) amores no correspondidos, o prácticamente imposibles.

Todo esto confirma  que es difícil comprometerse en pareja, porque no se van a dar las condiciones necesarias para que se pueda establecer una relación fuerte y duradera en el tiempo.

Realmente tenemos miedo al amor, y el miedo nos hace comportarnos como no somos, y como no somos, es nuestra estructura de personalidad. La personalidad es una máscara que nos hace ocultar nuestra verdadera esencia.

Nuestro tipo de personalidad es el resultado de cómo nos hemos defendido del dolor que nos produce la falta de AMOR y del MIEDO de ser abandonado, rechazado o no entendido.

Este miedo conlleva que rechacemos o evitemos la posibilidad de conocer a personas nuevas en nuestra vida, por el miedo intenso a dejarnos llevar o establecer relaciones de compromiso en pareja.

En casos más graves, la fobia se extendería a establecer lazos de unión con familiares y amigos.

¿Qué comportamientos pueden indicarnos que se padece Miedo al Amor?

-La búsqueda continua de defectos en las parejas. La justificación de estos defectos es lo que hace que no les permita profundizar en sus sentimientos.

-Otros, provocan conflictos, discusiones o enfrentamientos, para que se termine la relación.

-Episodios de celos, pensando que la pareja los va a dejar por otra persona.

-Cuando sienten que la relación va a pasar a algo más serio, suelen no ver a su pareja, no contestar llamadas, e inventar pretextos para no verse.

-Tener relaciones simultáneas y evitar comprometerse.

¿Cómo se puede superar un Miedo?

Enfrentándose a él. No evitar el encuentro con posibles parejas, o evitar el contacto con ellas.

En caso de que no lo puedas afrontar solo, te recomiendo la ayuda profesional de un psicólogo. Las técnicas que se han visto más efectivas para resolver este problema son La PNL (Programación Neurolingüística), desensibilización sistemática, y la terapia cognitivo-conductual.

“El hombre que tiene miedo sin peligro, inventa el peligro para justificar su miedo”. Alain