Efecto-pigmalion-portadaEL EFECTO PIGMALIÓN Y EL EFECTO GALATEA

El rey de Creta, Pigmalión, buscaba a su mujer ideal. Ante sus dificultades para encontrarla, optó por esculpir a una mujer que reflejara todos los valores que deseaba: belleza, nobleza, sensibilidad, ternura… Cuando la terminó, era tan perfecta que se enamoró perdidamente de ella. Viendo el profundo amor que sentía Pigmalión, la diosa Afrodita dio vida a la escultura. Así nació Galatea.

300x250 contactos

La pasión de Pigmalión sobre Galatea acabó siendo la causa de que ésta cobrara vida y se convirtiera, realmente, en su mujer ideal. Esta historia muestra en realidad dos lecciones: por un lado, el poder que tienen las expectativas de nuestros padres, profesores, o personas importantes respecto a sus hij@s, alumn@s… y que se denomina “efecto Pigmalión”; por el otro, la fuerza que tienen las convicciones sobre nosotros mismos: si somos o no capaces, si creemos o no en nosotros, si alcanzaremos o no lo que nos propongamos.…es el “efecto Galatea”.  Por lo tanto, cuando somos adultos, tenemos que llevar a cabo el “Efecto Galatea”: creer en nosotros mismos y en nuestras capacidades. Cuanto más convencidos estemos de ser capaces de lograr lo que nos propongamos, mayor es la probabilidad de lograrlo.

Pero quiero recalcar mediante el video que se presenta a continuación la importancia de llevar a cabo el Efecto Pigmalión de los adultos con los niños. Esto supone, por tanto, algo importante de conocer y estudiar para los profesionales del ámbito educativo, laboral, social y familiar.

Se puede identificar de las siguientes maneras:

  • Suceso por el que una persona consigue lo que se proponía descargapreviamente a causa de la creencia de que puede conseguirlo.
  • “Las expectativas y previsiones de los profesores sobre la forma en que de alguna manera se conducirían los alumnos, determinan precisamente las conductas que los profesores esperaban.” (Rosenthal y Jacobson).

En este anuncio se ve perfectamente reflejado cómo influye el efecto Pigmalión desde pequeños, en el lenguaje que utilizan los padres con sus hijos.